26 mayo 2010

Persianas

Foto Pete Chennel

Me pregunto si podre verte hoy. Estos días sin tu presencia han sido largos y tristes. Ayer, víctima del insomnio he temido que esta ausencia prolongada, mute en una ausencia sin retorno. Imagino que cansada de la rutina y los horarios, has decidido escapar a otros parajes que no conocemos.

Apático, mustio, desganado, atrapado en esta fortaleza de soledad; así me siento. Tengo la mente turbia, los sentidos afilados y la imaginación gris.

Hace frió, y sin embargo, te espero afuera. Busco entre los transeúntes, tu cara, tu silueta, algo que me diga que estas de vuelta. Mis ojos no me engañan, tu figura se avecina; el corazón se me acelera y corro. Me precipito escaleras arriba para esperar tu llegada. Apago la luz.

Abres la puerta, tiras las llaves y la maleta. Te observo, como te observo cada noche desde mi quinto piso. Esta noche no lo olvides: deja la persiana abierta.

2 comentarios:

Thiago dijo...

jaj muy bonito, cari... muy romántico y personal, ¡ay, la soledad de la habitación vacía...! Pero mira, si regresa cada noche, perdónale que deje la persina abierta o cerrada, ajaj


Bezos.

Estrella Altair dijo...

Me ha encantado..

lo recuerdo...

me ha pasado..

es genial..

Besos